La acupuntura (del latín acus = aguja y pungere = punción) es uno de los pilares terapéuticos de la Medicina Tradicional China (MTC) y tiene más de 4000 años de antigüedad.

La base de esta terapia son los Meridianos, vías energéticas que circulan por nuestro organismo con el fin de nutrir nuestros órganos y células, y así garantizar su funcionamiento fisiológico (la digestión, el sueño, la fertilidad, etc.).

 

En el cuerpo humano hay más de 500 puntos de acupuntura y el concepto de la anatomía tradicional china se diferencia fundamentalmente de nuestro punto de vista occidental. Para entender esta técnica tan antigua y probada hay que viajar a una cultura diferente, donde la medicina, la filosofía y el entendimiento de la salud y la enfermedad están estrechamente conectados.

 

Te invito a acercarte un poquito a este mundo nuevo. Quizás descubras que la acupuntura puede ser de valor para ti y que te puede ayudar a recuperarte y mantenerte sano.

 

En nuestro mundo hay cada vez más agentes negativos, como son el estrés, la alimentación inadecuada, la contaminación del medioambiente, las emociones negativas y los conflictos emocionales que provocan bloqueos en nuestro sistema. Estos “bloqueos” pueden provocar procesos patológicos, los cuales se manifiestan en dolores, agotamiento, ansiedad, insomnio, trastornos digestivos y muchos más. 

 

A través de la inserción de finas agujas podemos penetrar en los Meridianos para estimular puntos determinados y así eliminar bloqueos en nuestro sistema. De esta forma no podemos sólo tratar molestías y dolores agudos (por ejemplo la inflamación del nervio ciático), sino también mejorar significamente enfermedades crónicas y autoinmunes (p.e. la artrosis crónica) y prevenir la formación de problemas nuevos.

 

La acupuntura proviene de un punto de vista holístico del ser humano, donde lo físico y lo mental/emocional están estrechamente conectados. Por lo tanto facilita la posibilidad de tratar molestias físicas y trastornos emocionales. Básicamente la acupuntura permite ayudar al cuerpo a “auto- recuperarse”, desbloqueando el sistema y proporcionando la libre circulación de las energías.

 

Más allá de nuestra predisposición genética, todos estamos expuestos e influenciados por muchos factores externos, como el medioambiente, nuestro entorno social y familiar, los estilos de vida, el trabajo, etc. Dichos factores pueden tener un efecto positivo, pero también negativo sobre nuestra salud.

 

Nuestro sistema inmunológico tiene una capacidad muy alta para protegernos y “digerir” la mayoría de estos factores negativos. No obstante, a veces, el cúmulo de varios factores nos “desequilibra” de una manera tan fuerte que nuestro sistema necesita un impulso desde el exterior para volver a su equilibrio. Este impulso es lo que se consigue con la estimulación de los puntos de acupuntura. 

 

Según la MTC el origen de todos los trastornos son bloqueos en la red de los Meridianos, por lo cual no existe ninguna persona ni enfermedad que no se pueda tratar con la acupuntura.

Los cuadros patológicos más tratados son:

  • Dolores de espalda (cervicales, lumbares, ciática)

  • Dolores de las articulaciones (artrosis, artritis, reuma)

  • Contracturas musculares

  • Tendinitis

  • Esguince y contusión

  • Migrañas

  • Ansiedad y Depresiones

  • Alteración del sueño

  • Trastornos hormonales (infertilidad, menopausia)

  • Preparación al parto/Inducir parto

La acupuntura proporciona la libre circulación de las energías en el sistema y nuestro cuerpo inicia así el proceso de recuperación.

 

El número de tratamientos varía mucho según el problema que se presente.

Habitualmente se puede decir que, cuanto más tiempo se lleva con un dolor/enfermedad/molestia, más tiempo se va a necesitar para alcanzar una recuperación al 100%. Esto significa que, en la mayoría de los casos, las problemas agudos se pueden resolver en pocos días, hasta en un par de semanas; mientras que los asuntos crónicos requieren de un seguimiento más prolongado.

 

Para tener un efecto duradero es importante realizar la acupuntura con regularidad, sobre todo en la primera fase.

 

Antes de la primera sesión de acupuntura es importante conocer la persona y su historial. En la MTC se puede usar la diagnosis del pulso, de la lengua y la palpación de los Meridianos para obtener más información sobre el estado del paciente.

Después se insiertan las agujas en varios puntos del cuerpo y la persona se coloca en una postura relajada para dejar actuar las agujas al menos durante unos 20 a 30 minutos. Luego se retiran las agujas y se termina con una pequeña evaluación del estado actual. 

 

En algunos casos se aplican agujas permanentes o semillas que pueden quedarse hasta una semana.

 

Generalmente la acupuntura se puede combinar con cualquier otro tipo de terapia.

La toma de muchos medicamentos puede retardar el efecto de la acupuntura, pero no lo impide, excepto en el caso de la ingestión de algunos anticoagulantes. Dado que la acupuntura no tiene efectos secundarios, es aplicable a personas de cualquier edad y estado de salud.

  • Acupuntura del cuerpo, cabeza y extremidades.

  • Auriculoterapia (acupuntura de la oreja).

  • Acupuntura cosmética (reducción de arrugas, trastornos dermatológicos).

  • Moxibustión o Moxa: calentamiento de puntos de acupuntura.

  • Las hojas secas de la planta medicinal Artemesia vulgaris se queman cerca de la piel en forma de cigarro (puro de Moxa) o cono. Este calor especial es capaz de penetrar profundamente hasta los Meridianos donde activa la sangre y estimula la circulación libre del Qi (energía).  Esta técnica se usa especialmente antes del parto para corregir la malposición del feto.

  • Acupresión/Acupresura: presión constante en determinados puntos de acupuntura.

Es una alternativa suave y natural para combatir molestias durante el embarazo (como la náusea, los vómitos, los dolores lumbares y las ciáticas, la pesadez de las piernas, etc.) y prepara el cuerpo de la madre al parto.

 

Los estudios actuales confirman su utilidad para acortar la fase de la dilatación y favorecer contracciones eficaces, siendo beneficioso para un parto natural.

 

En un embarazo estable la acupuntura no representa ningún peligro y es un método aprovechado por muchas mujeres para pasar un embarazo y un parto saludables y agradables.

Die Akupunktur ist eine sanfte

und natürliche Methode, um

Schwangerschaftsbeschwerden

zu lindern.